interes

Para los no iniciados es probable que hablar de estos sistemas pueda involucrarlos en un mundo complejo de cifras y números. Pero dado que saber la forma en que nuestra hipoteca genera costes e intereses debe ser algo clave vamos a tratar de arrojar algo de luz sobre estos sistemas de amortización.

¿Qué es un sistema de amortización?

Un sistema de amortización de préstamos, o en este caso de hipotecas, es el procedimiento que el banco o la caja emplea para calcular el monto total de intereses que tenemos que pagar en función las cuotas, los plazos y el importe del préstamo hipotecario que hayamos solicitado.  El sistema también depende si preferimos pagar cuotas constantes, aun pagando los intereses al principio, o si preferimos amortizar mas capital. Dentro de estos sistemas los mas habituales son el sistema francés o de cuotas constantes (el mas común) y  el método alemán o de amortización fija. Existe un tercer método, el americano, que se emplea principalmente en prestamos de menor cuantía, por sus caracteristicas

El sistema francés

El sistema francés es el sistema mas utilizado para la amortización de prestamos hipotecarios, entre otras cosas, porque permite ofrecer una cuota constante durante todo el periodo en tanto que los intereses no cambien, siendo mucho mas estable que el sistema alemán, tal como veremos.

El funcionamiento del sistema francés se basa en mantener una cuota fija durante el periodo en que no haya variación de los intereses para lo que se modifica o cambia la cantidad correspondiente de intereses y deuda en cada uno de los plazos. Ese importe de intereses se calcula en cada periodo de pago en función del capital pendiente de reembolsar y se complementa hasta el importe de la cuota habitual con la amortización de los intereses.

El principal problema de este sistema de amortización es que durante los primeros años de la hipoteca prácticamente nos dedicamos a pagar interés sin amortizar siquiera capital, mientras que a partir de la segunda parte o mitad del plazo de amortización la situación es la contraria, pagando mas capital  y menos intereses. Este gráfico muestra esa situación que estamos comentando:

En las primeras cuotas la casi totalidad del importe de la cuota paga intereses, y apenas paga capital. A medida que avanzamos en la amortización esa situación se equilibra para acabar pagando solo capital y apenas una cantidad reducida de intereses, ya que apenas queda capital que genere esos intereses.

El sistema alemán

El caso del sistema alemán difiere del francés en que aquí lo que fijamos es la cantidad de capital que vamos a amortizar en cada pago.  En este caso el funcionamiento del sistema de intereses  es similar. Ya que también vamos a pagar una cantidad notable de intereses al principio del préstamo, pero también vamos a pagar una cuota mucho mas elevada al principio de lo que pagaríamos mediante el sistema francés. Veamos un ejemplo:

Mediante el sistema  alemán decidimos que de nuestro préstamo amortizaremos cada mes 400€ del capital, pagando el resto de intereses.

s