tasa-anual-equivalente

Si estamos acostumbrados a leer los anuncios de las empresas de créditos rápidos, de los diferentes productos de ahorro como depósitos y cuentas remuneradas o de prácticamente cualquier producto financiero que funcione en base a interés, seguramente nos habremos tropezado con el TAE. ¿Pero que es realmente el TAE? Y lo más importante ¿para qué nos sirve a la hora de contratar una hipoteca? Es lo que vamos a comentar en este artículo. Y no, no significa Todos Andan Estudiando…aunque si es cierto que la TAE  requiere de su estudio.

¿Qué es el TAE?

Las siglas TAE corresponden a  la Tasa de Interés Equivalente.  Un elemento común y obligatorio para cualquier tipo de operación bancaria en la que se presente el interés.

  • Es una tasa, ya que es se expresa siempre en un tanto por cierto, y nos va a resultar de mucho interés.
  • Es de interés ya que esa tasa expresa el interés anual que vamos a pagar (si se aplica a créditos) o que vamos a recibir (si se refiere a productos) en cada uno de los años de duración del producto seleccionado.
  • Y es Equivalente porque bajo esta tasa se normaliza o se homogeniza el importe de esos interés que tenemos que pagar o que vamos a cobrar, para que sea más fácil de entender por el consumidor

De estos tres términos, el Equivalente es el que más importancia tiene, ya que a través del TAE vamos a normalizar u homogeneizar los  diferentes tipos de hipotecas que nos encontremos en el mercado, y con ello poder saber realmente cual es la que más nos conviene.

¿Normalizar? ¿Homogeneizar? ¿Para qué?

Responderemos a la cuestión con un ejemplo. Pensemos por ejemplo en dos hipotecas a tipo variable que ofrecen las siguientes condiciones:

Hipoteca A: 4% de interés fijo el primer año  resto variable

Hipoteca B: 2,5% de interés los seis primeros meses y resto variable.

La pregunta que surge al momento es… ¿Qué hipoteca es mas barata durante ese periodo fijo? Podemos pensar que el primer producto  tiene un mayor interés al principio, o quizá el segundo que tiene periodo mas corto … sin embargo como tenemos plazos diferentes e intereses diferentes necesitamos una referencia normalizada o unificada que exprese el coste de esa hipoteca en términos equivalentes. Pues precisamente para eso es para lo que sirve el TAE.

En el caso que nos ocupa y realizando algunos cálculos obtendríamos una TAE para el primer producto del 4% anual mientras que para el segundo seria del 5% anual (2,5 % cada seis meses). Por tanto vemos que la opción mas económica, en principio, seria la segunda hipoteca 2º, que tiene una TAE mayor, aunque también es cierto que su duración es menor a la del primer deposito.

¿Qué se incluye en el cálculo del TAE?

En el ejemplo que hemos mostrado, para no complicar los cálculos más de lo necesario, hemos tomado como elementos del cálculo del TAE solo el interés y el plazo, pero hay algunos elementos más que forman parte de ese cálculo:

  • Gastos y comisiones: en el caso de los depósitos estos gravan los intereses obtenidos y por tanto reducen el interés y el TAE. Por ejemplo la comisión de estudio, de apertura o cualquier otra comisión que tenga inicialmente la hipoteca.
  • Sistema de amortización: el sistema de amortización de la hipoteca marca la forma en que se calcula el monto de interés de la operación. Existen diversos sistemas como el francés, el americano  o el alemán. Puesto que entrar en detalle es algo complejo veremos estos métodos en un artículo exclusivo.

¿Y dónde encontrar el TAE?

Debido a la importancia del TAE  para el consumidor a la hora de saber realmente lo que gana (o lo que paga en los casos de préstamos) el  Banco de España obliga a todas las entidades que realizan operaciones en las que se utilizan los tipos de interés a incluirlo de forma visible en toda la publicidad que realicen de sus productos hipotecarios.  De hecho siempre debemos buscarla entre la letra pequeña (la banca no pone fáciles las cosas) para saber realmente el rendimiento que vamos a obtener de nuestro deposito.

¿Pero realmente es tan útil la TAE para una hipoteca?

Pues la respuesta es depende.

En los casos de hipotecas a tipo fijo, las menos frecuente, es cierto que la TAE es algo capital que debemos analizar con la misma  seriedad con la que analizaríamos los datos de cualquier operación, ya que en este caso la TAE si va a marcar la cantidad que vamos a pagar mensualmente y nos va a resultar de utilidad al completo.

En los casos de hipotecas a tipo variable la importancia de la TAE es relativa. Es cierto que nos va a dar una referencia del precio de nuestra hipoteca durante el periodo inicial de intereses fijos (tal como en el ejemplo anterior) incluyendo además todos los gastos de la apertura, pero también es cierto que en el momento en que la hipoteca pase a ser variable, los elementos mas importantes van a ser el diferencial y sobre todo el tipo de referencia.

 

 

s