congreso

Se nota que vienen elecciones. Se nota que es momento de hacer propuestas que, deberian haberse hecho hace ya unos cuantos años, especialmente cuanto mas dura era la crisis y cuando los deshaucios no hacen mas que crecer y crecer, tal como ya hemos contado.

Por eso esta ley de segunda oportunidad que se acaba de aprobar, con independencia de su efecto, llega muy tarde. Y llega tarde porque tras casi tres años de gobierno de Rajoy resulta escasa y tardia, y por si eso fuera poco, encima considera una serie de plazos para poder entrar en funcionamiento que resultan aun mas complejos de cara a poder beneficiarse de lo que nos ofrece. Un desastre vamos.

Entrando en el contenido del texto, esta ley de segunda oportunidad tiene algunas ventajas para los hipotecas que hacen que sea injusta y totalmente vergonzosa como se ha calificado por toda la oposición., tal como vemos a continuación.

En primer lugar elimina las clausulas suelo en los casos en los que el hipotecado se ciña a lo que marca el decreto. Sin embargo tiene que existir un dictamen favorable del banco de España y para colmo, es necesario que el consumidor se haya determinado en situación de quiebra, ya que si no no es posible acogerse a la normativa. Teniendo en cuenta lo que tarda el proceso de concurso del hipotecado y todo lo que hemos dicho ya de los suelos, la medida es de pura vergüenza.  Para colmo esta eliminación solo se aplica a los 5 primeros años, donde el diferencial se reduce a un Euribor+ 0.25, pero pasado este tiempo es posible que se vuelva a la situación actual y la aplicación de la clausula. Totalmente lamentable

Por otro lado la única ventaja real es la ampliación de los umbrales tanto de renta como los asimilados, para que las personas afectadas puedan sumarse a este paquete de medidas. De hecho se amplia el limite del SMI de 12 a 14 pagas, de manera que se incrementa el nivel de ingresos al que poder acogerse a estas medidas.

Finalmente, y como ultima novedad, se presenta el hecho de que dentro de la suspensión de pagos del deudor se incluye de forma obligatoria la hipoteca, de manera que dentro de ese proceso de quiebra teórica o suspensión de pagos también quedan obligadas las entidades bancarias a tener que renegociar quitas o similares en la deuda. Para esto ademas surge la figura del mediador, en la que se determina el poder y la capacidad de buscar un acuerdo que resuelta, en lo posible, los problemas del deudor o por lo menos los palíe. Aun así el poder del mediador es limitado así que tampoco esperemos milagros.

Por cierto, mientras se acaban de escribir estas letras el gobierno anuncia la apertura de un plazo de 30 días para que la oposición pueda hacer sus alegaciones y propuestas al respecto del texto. No obstante, y considerando la mayoría absoluta que el partido del gobierno todavía mantiene, las posibilidades de cambio son escasas por no decir directamente nula.

 

 

s