bce

Era una medida esperada pero no con tanta prisa.  La reducción del IPC de la zona euro, con la amenaza de deflación que supone, y la problemática recuperación de Francia y Alemania han llevado al Banco Central a poner una marcha más a la economía de la zona euro. Aun se mantiene vivo el recuerdo de las recuperaciones fallidas y también le suenan los oídos a los responsables europeos que se ven señalados como causantes de esta situación de recuperación fallida.

Consecuencias para los hipotecados

Dentro de este entorno de tipos más reducidos, suele hablarse con frecuencia de lo que se ahorrará el consumidor con dicha bajada. La cifra para una hipoteca tipo ronda los 250 € anuales (hipoteca a 30 años y por 150.000 €). Sin embargo, como ya hemos dicho en tantas ocasiones,  la presencia de cláusulas suelo en numerosas hipotecas pondrá freno a tales bajadas. Y por si esto fuera poco, desde el momento de la bajada de los tipos hasta el momento en el que la misma se materializa en la revisión correspondiente pueden pasar varios meses por lo que ese ahorro teórico seguramente no llegue tan cerca cómo se planteaba en un principio.

Perspectivas de mercado

Con esta bajada de tipos podemos afirmar que los tipos de interés de la eurozona han tocado suelo. Una bajada de tipos al 0% es prácticamente inviable e incluso es previsible que se produzcan tensionamientos en el índice de referencia, el Euribor, ante esta perspectiva de tipos ultra reducidos. También es cierto que esta medida  tiene perspectivas de mantenerse al menos durante un año, por lo que los hipotecados referenciados a este índice pueden tener una cierta calma en sus tipos y revisiones. Será preciso mantenerse al tanto de la evolución de la inflación de la eurozona ya que seguramente este sea, junto son el crecimiento, los elementos que marquen la evolución futura de los tipos.

s