montañas_de_dinero

Aunque a la hora de comprar una vivienda lo más complicado pueda  resultarnos el pago de la letra mensual de la misma, lo cierto es que la parte más difícil de ese proceso de compra es poder reunir el dinero que necesitamos para iniciar siquiera el proceso de compra. Una cantidad que según los casos puede llegar a suponer el 30% del importe total de la compra y que debemos disponer previamente al pago de la citada hipoteca. Veamos de donde sale tal cantidad y que conceptos.

El porcentaje de concesión

En los tiempos de la burbuja era frecuente ver anuncios de todo tipo donde los bancos garantizaban que nos iban a dar hasta el 100% o incluso más, del valor de la tasación o de la compra para la adquisición de vivienda. Dinero que muchas veces se empleaba en reformas, en vacaciones, en cambiar el coche y en otras muchas cosas que no tenían nada que ver con la vivienda. Así hemos llegado a este punto.

En la actualidad ha vuelto la cordura por la que no se debería conceder más allá del 80% de ese valor a quien solicita una hipoteca. LA consecuencia es que el comprador debe disponer del 20% restante para poder abonar el remanente del precio de la vivienda que el banco no financia. Para una vivienda de 200.000 euros hablaríamos pues de 40.000 euros.

Los impuestos

Otro elemento que tenemos que pagar forzosamente  a la hora de comprar una vivienda son los impuestos inherentes a la operación. En este caso hablaremos del IVA, en el caso de vivienda nueva comprada a promotor, o del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, si la vivienda es usada o de segunda mano.  En este caso el importe del IVA es del 8% mientras que el  ITP actualmente se encuentra en el 7%. En ambos casos hablaríamos de cantidades de unos 15.000 € por la operación.

A esto debemos sumar el impuesto de actos jurídicos documentados por las diferentes operaciones llevadas a cabo durante el proceso de compra y que asciende aproximadamente al 1% del valor escriturado de la vivienda. Sumemos pues otros 2.000 euros más.

Servicios a la compra

Entre estos servicios encontramos los del notario, que cobrará entre el 0,1% al 0,5% del importe de escritura de la vivienda para su elaboración además de los aranceles correspondientes por copias, inscripción y demás.

También deberemos abonar el importe del registro de la propiedad, normalmente sobre el 0,2% del total, para realizar la inscripción de la vivienda a nuestro nombre

La tasación, obligatoria para poder realizar la hipoteca, tiene un coste de unos 100 a 300 euros, y corren por cuenta del comprador. No obstante podemos elegir el tasador que deseemos.

Finalmente tenemos el coste del gestor, que se encargará de realizar los trámites propios y los registros de la compra. Sus tarifas son libres por lo que se recomienda pedir estimación de sus costes, aunque suelen rondar unos 300 euros.

La factura total

Si empezamos a hacer cuentas pues veremos que, como decíamos al principio, a la hora de comprar esa vivienda de 200.000 euros que incluimos en nuestro ejemplo, nos va a tocar tener disponibles en efectivo al menos 60.000 euros para empezar a pensar en la compra. De ese importe dos tercios se irán en cubrir la parte que no nos va a financiar el banco, mientras que el resto se destinará al pago de los impuestos relacionados con la propia compra (sobre el 70% del total) y para gastos diversos relacionados con la propia operación de compra venta, que además no serán recuperables, y que son plenamente exigibles. Existen diversas calculadoras en la red que nos permiten evaluar cuál es el importe de tales costes  y necesidades de liquidez, de donde obtener una orientación.

s