567747a8eae30

Con la llegada del nuevo año es deseo de calculohipoteca.org felicitar a todos nuestros lectores y usuarios con los mejores deseos para este nuevo año 2016. Un año que llega después de un tiempo complejo y convulso, con esa famosa salida de la crisis que nunca llega y con un mercado hipotecario que, pese a que crece, lo hace desde un punto de inicio tan sumamente deteriorado que esas subidas aun precisan de mucho sustento.

Dejamos e iniciamos año con los tipos en mínimos y con un grifo hipotecario bastante cerrado, en el que sin embargo la gente, los consumidores, parecen haber aprendido la lección, ya que las hipotecas a tipo fijo están experimentando un notable crecimiento, en detrimento de las de tipo variable, que pese a su atractivo actual seguramente puedan ser fuente de problemas cuando los tipos empiecen a levantar cabeza.

También nos encontramos con la disyuntiva de las clausulas suelo, con demandas que siguen atascadas en los juzgados pero que parece que a las entidades les están metiendo el miedo en las cuentas, ya que cada vez son mas los bancos y cajas empeñados en ofrecer acuerdos a sus clientes. Acuerdos que sirven par que las entidades se cubran las espaldas frente a posibles consecuencias legales que pueda tirarles la jurisprudencia y que incluso suponen eliminar los suelos sin contrapartida ni exigencia. Aun así los clientes deben seguir siendo cautelosos, especialmente porque un banco nunca da nada de gratis.

En el lado de la oferta, los tipos siguen cayendo pero no tanto en la oferta nueva, que con diferenciales elevado en las hipotecas a variable, sigue dejando un margen considerable a las entidades. Algo que incluso, en muchos casos, se acompaña de clausulas suelo que, pese a ser declaradas ilegales de todos los modos y formas, se siguen incluyendo entre los requisitos hipotecarios. Por tanto esos tipos, que apenas superan el cero, siguen suponiendo un coste considerable a los clientes. Clientes que además se ven forzados a pasar por un complicado filtro que deja fuera a la mayor parte de ellos.

Así las cosas, el año que ahora comienza probablemente no tenga mucho de nuevo, al menos durante el primer semestre. Según la evolución económica es posible que el segundo trimestre traiga novedades, en función de la evolución de los tipos, aunque tampoco se esperen grandes novedades. La evolución va a ser siempre suave dado el suelo en el que nos encontramos. Al menos ya no podemos ir a peor… parece.

s